fallecio Sergio Ureña, el universitario

(Ciudad de México) Falleció el matador Sergio Ureña “El Universitario”

Firma: Redacción M

La madrugada de este viernes falleció el matador de toros Sergio Ureña “El Universitario” a la edad de 60 años a consecuencia de mal hepático, en la Ciudad de Chicago en Estados Unidos, donde residía desde hace varios años.

“El Universitario” era hermano del también matador Manolo Ureña “El Indultado” quien este sábado por la mañana recibió la terrible noticia de la muerte de su hermano.

Apenas este jueves “El Indultado” había sido operado en el ISSSTEP de la Ciudad de Puebla por el Dr. Minutti como secuela de una vieja cornada en la mano derecha, la cual resultó todo un éxito. Nuestras más sinceras condolencias a la familia Ureña.

Leer Más

Barrera de Sol/Piratas Españoles

BARRRA DE SOL

PIRATAS ESPÀÑOLES
Por Manolo de la Laguna

Con motivo de la eliminaciòn de la Furia Roja española, en la copa mundial Brasil 2014, irresponsablemente y sin pensar bien las cosas, abdicamos como buenos mexicanos, a la ciudadanìa española y de paso a la inglesa, por las mismas razones, no abdicamos a la mexicana, porque solo nos quedan los gabachos y con esos no comulgamos por mùltiples razones, sobre todo taurinas; cuando la H. Colonia española radicada en esta frontera del Bravo, se enterò de nuestra abdicaciòn, puso er grito en el cielo, pues no lo podìan creer y casi obligan a su embajador plenipotenciario honorario de cuyo nombre no podemos ni acordarnos, para que platicara que nosotros, cosa que por fortuna no sucediò así. Cosas del furbol.

Tan es asì que estamos en San Buenaventura, Chih., la màs buena de todas, es domingo y juega Mèxico contra Holanda, las mujeres, muy de mañana, se acicalaron, se fueron a misa y le prendieron una veladora al nuevo santo laico mexicano, su advocaciòn: San Piojo Bendito, pidièndole las mujeres, que la selecciòn mexicana gane al ratito, no fue asì, cuando la fanaticada azteca creì a pie juntillas que el Tri, por fìn llegarìa ar quinto partido, el juego se les saliò de la bolsa y pierden contra la Mecànica Naranja, por dos goles a uno. San Piojo Bendito, ya fue bajao, de los altares deportivos y lo arrumbaron por ahí.

Mas debo escribireles que nos acordamos de los piratas españoles, porque cuando supieron los paisanos, hombres blancos y barbaos, que habìamos abdicado como Juanelòn I y supieron que nos habìamos convertido en sùbditos de la negra chabelona de mi barrio, su chistosa majestad Isabel II; de inmediato, corroìdos por los celos, los hispano-mexicanos nos llamaron pirata, “quesque” porque Inglaterra, en su momento, por eso se distinguió, era la època de los precitados piratas, corsarios, filibusteros y bucaneros y en èsto, no se quedò atràs España, sigamos leyendo:

El primer pirata del Caribe fue el español Bernardino de Talavera y el ùltimo pirata del Atlàntico, lo fue Benito de Soto Aboal y por si èsto fuera poco, vasconia se distinguiò por sus saqueadores de los mares, tales como… Pedro Lomaondo y su ayudante Juan Pèrez de Casa; Antòn de Garay; Fortunato de Zarauz; Pedro Pallà, Sancho de Buitròn y Pedro de Mondragòn, entre otros y el penùltimo de ellos -de los piratas-, en pleno siglo XXI, que ha conquistao su tierra y esta Amèrica nuestra, Juan Josè Padilla, quien perdiera un ojo a consecuencia de una terrible cornà, pero que navega por todo el Atlàntico, como Pedro por su casa.

Ver a este buen torero completo, es todo un espectáculo, perdiò un ojo, pero le quedaron ilesos los dìdimos y en cada plaza que toreo, deja constancia de su valor, de su carácter, de su sangre, pues la actitud que demuestra delante de la cara del toro, es la de un torero grande, de un hombre que no se amilanò por las circunstancias y que tiene una aceptaciòn dentro del ambiente taurino, que ya la quisieran muchos, pues con su ojo tapao, es un autèntico pirata de los ruedos. ¡Olè!.

Leer Más

DE PURISIMA Y ORO/CON EL CORAZON EN LA MANO

De Purísima y Oro.
Título: Con el corazón en la mano.
Fecha: Jueves 12 de julio del año 2012.
José Antonio Luna Alarcón.

Con el corazón en la mano.

Hay luchas calladas que se libran en solitario por más que se tenga a los seres queridos en derredor. Asuntos discretos y particulares, sin reflectores ni fotos en las revistas. Nunca he cruzado palabra con él. Aunque, seguro le he visto sirviendo a su matador desde el callejón en cualquier plaza. El drama que les voy a contar no es producto de una cornada. No hay video que con insistencia morbosa, las televisoras repitan una y otra vez, desgastando la imagen de la plaza que gira en el vértigo de la tragedia. No hay fotografía del torero desmadejado en brazos de sus colegas, que corren mientras la vida se escapa por el agujero que ha hecho el pitón, ni la conmoción general estalla ante el sufrimiento del hombre que ha empapado los brillos del oro en su propia sangre. Tampoco es la desgracia de un piloto que ha volcado el formula uno y es rescatado entre fibras y metales humeantes. Mucho menos es la tragedia colectiva provocada por una guerra. Aquí, no hay nada de eso. Esta es simple, silenciosa e implacable. Mientras usted y yo trabajamos, comemos, o tomamos una copa, entre pacientes que yacen en cubículos cercanos, un hombre joven se debate sobre la cama de una UCI esperando el veredicto del destino con la vida colgada de un hilo.
A pesar de que se diga lo contrario, la naturaleza sí se equivoca y cuando lo hace, mete las patas hasta los ijares. Así, a los treinta y cuatro años de latir, el corazón de Jacinto Salazar, mozo de espadas de Joselito Adame, se contagia con un virus y se inflama. La presión es tanta que hay que ayudarlo a que continúe bombeando mientras espera a que llegue el corazón de repuesto. Pero, como esa refacción no la venden en la farmacia ni en las casas que se dedican al comercio de prótesis, el asunto es muy complicado. En este caso, la realidad dura y pelada es que surtir el repuesto sólo se podrá cuando el que lo estaba usando haya colgado los mocasines y eso, sólo sí previamente, dejó por escrito la voluntad de donar sus órganos.
Joselito Adame, que además de la relación laboral lo une a Jacinto un cariño nacido de compartir las alegrías del triunfo, las tristezas de los fracasos y, desde luego, el dolor de las cornadas, impotente, sí, pero impasible no, ha escrito una carta pidiendo a la sociedad que si pueden ayudar a su querido amigo, lo hagan de inmediato.
Imagino el drama no ya del enfermo que seguramente estará sedado, sino el de la familia y también, el de los amigos. Los padres -si Jacinto aún los conserva- estarán desechos preguntándose por qué al hijo joven, fuerte y animoso, que tiene la vida por delante y no a cualquiera de ellos que ya han vivido lo suyo. La esposa -si es que existe- pasando cuentas del rosario, visitará al médico que le informa que en un país lejano hay una posibilidad, alguien que ha firmado y que se encuentra en fase terminal, mientras padece la dolorosa incertidumbre de las noticias médicas, hoy, sí, mañana: aún no. Y el amigo que está ahí sentado entre los familiares y que no agota lo que tiene a mano. Por eso será lo de esta carta en que José solicita ayuda disparando un tiro al aire sin mucha esperanza, porque sabe que el precio es la muerte del donador. Tampoco pide dádivas ni anuncia un festival sabedor de que en estos casos, el dinero es algo inútil. Al final, sin encontrar solución, el joven maestro apela a quien sea una oración y si no, el matador pide que se pongan a latir en sincronía nuestros corazones solidariamente con el de Jacinto. Cuando se acaba la lógica empiezan los milagros, dicen que alguna vez lo afirmó el mismísimo Einsten.
Estas son las loterías de la vida. Cosas que nos hacen reconocer de golpe nuestra miseria humana. Un semáforo en rojo que alguien distraído no respeta, un cable suelto que hace chispa en la alfombra, un asaltante al que le tiembla el pulso o un virus que aparece de pronto y deja boquiabiertos a los médicos. Entonces, con todos tus planes y con todos tus amores, te quedas al margen de la existencia, en la cama de un hospital esperando a que Dios, el destino o la vida, decidan de una puta vez, qué van a hacer contigo. Ojalá, para Jacinto llegue muy pronto el corazón salvador, aunque no sea tan limpio ni tan claro como todos los que le conocen, dicen que él lo tiene.

Leer Más

Con una gran sonrisa/de purisima y oro

Con una gran sonrisa

Autor: José Antonio Luna, Fecha: 27/06/2014

Nada. Olvídense de las pirámides, los volcanes, las playas, las iglesias coloniales y los bailables de sones jaliscienses. Van para atrás, charros floreando la soga, preciosas morenas de piel mestiza, caballitos de tequila y juegos de pelota. Puerta a las trajineras forradas de flores, a los ojos tapatíos y a los voladores de Papantla. Hoy, la comunidad internacional nos reconoce por ser el país más vulgar y ordinario del mundo. Miren si no. En ese escaparate que es el campeonato de futbol somos la patria de los aficionados que se robaron las cervezas de una hielera y del joven que se lanzó al mar desde un crucero. También, somos paisanos del imbécil que en 1998, durante el mundial de futbol de Francia, orinando apagó la llama perpetua que está ante la Tumba del soldado desconocido. Y ahora, nos ponemos de nueva cuenta en la cima con lo del puto grito de ¡Putooo!. Hemos conseguido hacer de lo vulgar toda una cultura de identidad nacional.
Para los mexicanos ser ramplones y ordinarios es tan natural como la vida misma. Y peor, además de pedestres somos echados para atrás. Ahora resulta que ese grito que se escucha en los estadios cuando está jugando la selección mexicana y va a despejar el portero del equipo contrario, de ningún modo es una ofensa -¿cómo creen?- ni mucho menos una forma de discriminación –para nada- simplemente es una manera de distraer al enemigo. Vaya, no tiene la menor importancia. Es que miren ustedes, en México somos muy alegres y nuestro contento lo demostramos ofendiendo a los jugadores rivales, igual que el patán futbolista de Uruguay se entusiasma mordiendo y pateando a sus contrarios. ¡Hombre!, nada de qué alarmarse por una palabrita bisílaba que, bueno, es la manera insultante y discriminatoria con que designamos a los homosexuales, pero en el estadio la gritamos como parte de la porra, ya si el portero rival se quiere ofender, denigrar o discriminar, ese es su problema.
En vez de pensar en cosas como la gran vergüenza, ya han salido veinte mil chistosos esgrimiendo graciosísimos argumentos a favor del grito. Es que para nosotros, lo vulgar no tiene ningún sentido si no nos regodeamos en ello. Así, nos lo han enseñado desde siempre todos esos ilustres profesores que conforman la nómina que va desde Palillo, Clavillazo, Carmen Salinas, Maribel Fernández, La Chupitos, hasta Polo Polo y las otras glorias nacionales que falten de nombrar. La vulgaridad es para disfrutarla como lo haría un cerdo ante un montón de zanahorias, hay que revolcarse en ella.
Dejemos el estadio y vámonos a la plaza de toros que allí también se cuecen habas. El tendido, de igual forma, es centro de reunión de la vulgaridad. Cuando escucho que se debería prohibir la entrada de los niños a las corridas, pienso que no daña a un chaval ver como un hombre y un toro se enfrentan a muerte en una lucha que es de lo más leal, claro, la lealtad corre a cargo del bovino. El toro de lidia nace para pelear desparramando a rojos borbotones su casta, dando a todos los testigos, incluyendo al que le clava la espada, una lección de coraje que permite asomarse a los misterios indescifrables de la vida y de la muerte, y esa lección es provechoso que la aprendamos todos. Lo que realmente daña a los niños que van a la plaza es ver y oír a una chusma cebada con alguien, casi siempre con el que preside, ofendiéndolo con cuanta bajeza existe. Lo que daña a los chicos es la vulgaridad y la ordinariez de la muchedumbre de borrachos impunes compuesta por hombres y mujeres que, entre carcajadas infames de gente irrespetuosa y muy cobarde, gritan impúdicamente barbaridades como lo de: “una, dos y tres que chingue a su madre el juez”.
“Es la picardía mexicana”, me decía alguien justificando el constructivo espectáculo. Como ya no discuto con nadie, hace tiempo que procuro evitar las necedades y me he convencido de que las discusiones sólo sirven para esgrimir argumentos mentales mientras el otro habla, por ello, lo que tengo que decir, lo digo en esta página. No veré un solo partido de este mundial porque estoy del lado de los jóvenes pensantes y reprimidos de Brasil y porque repudió a esa cueva de ladrones que se llama FIFA, también, porque creo que la selección mexicana acudió al campeonato no porque hubiera clasificado a ley, sino por conveniencias económicas (si perdían contra Nueva Zelanda, todavía había una posibilidad de repechaje contra los pingüinos de la Antártida) y finalmente, porque de la misma manera, estoy convencido de que la vulgaridad de cada deporte es directamente proporcional al tamaño de la pelota con que se juega, la frase es propiedad de mi amigo Gabriel Lecumberri. Así que, me van a perdonar, conmigo no cuenten en el noble ejercicio patrio de apoyar a la oncena verde. Ahí queda eso y cierro como un banderillero de la cuadrilla de Javier Castaño, he clavado los arpones enseñando los tirantes y ahora salgo del embroque paso a paso, en

Leer Más

Paola San Roman en hombros

Marbella-España) La mexicana Paola San Román sale en hombros

Firma: Redacción

Marbella, España. La novillera mexicana Paola San Román volvió a demostar sus adelantos en esta ocasión al cotar dos orejas y salir en hombros con el mano amano que sostuvo con el novillero Javier Orozco, fue ovacionado en su lote. Novillos de Cayetano Muñoz, manejables.

.

Entrada un cuarto de plaza.
Javier Orozco, ovacionado y ovacionado.
Paola San Román, oreja y oreja.

Leer Más

BARRERA DE SOL/GALAPAGAR Y RONDA

BARRERA DE SOL

GALAPAGAR Y RONDA
Por Manolo de la Laguna

Er furbol, ya nos tiene hasta la… coronilla, de pillòn elminan a la mare patria, obligàndonos a abdicar de la nacionalidad española; al paìs de la rosa, Inglaterra y poco faltò para que echaran, de la justa mundialista a la escuadra azzurri, despejàndole er camino a la verde amarela, selecciòn que debe estar felìz, porque Brasil, se quiere quedar con la copa futbolera y a lo mejor se le hace, aunque Er Piojo, dijo que el TrI se va a traer er codiciao trofeo y ahora nos cumple o nos deja como estàbamos, eso si los àrbitros no vuelven a hacer de las suyas y le anulan goles a Oribe, Ar Chícharo o al tal Giovani.

Solo en España, bendita tierra, donde puso su trono el amor, la màs bella de todas las fiestas, sigue una tarde sì y otra también, la baraja taurina es tan amplia, que poco voltean hacia los toreros mexicanos, solo les interesa Mèxico, para venir hacer la Amèrica, en los inviernos y llevarse, como en el siglo XVI, todo lo que puedan, a cambio de darle atole con er dedo a la afición azteca que, lamentablemente, no hace nada por defenderse de esta plaga taurina, que mucho ha dañao la fiesta brava mexicana. Para los gachupas, el tèrmino reciprocidad no existe, solamente el tèrmino ambiciòn.

Màs dejemos èsto a los que si saben del asunto y pisemos fuerte en la realidad de la vida y hay dos noticias que nos llamaron la atenciòn, la participaciòn del torero de Galapagar allà en Granà y la pròxima corrida goyesca en la plaza de Ronda, en la plaza de piedra, en la plaza de los toreros machos, donde ya se conformò un interesante cartel que, sin duda alguna, dejarà muchos aficionados fuera de la hermosa plaza malagueña, donde Josè Tomàs, er divo del toreo, cortò 3 orejas 3, para salir a hombros y por la puerta grande, no sin antes haberse llevao una tremenda paliza que lo conmocionò y al pareder, le fracturò la sèptima costilla izquierda, pero hasta ahì nada màs.

La paliaza que le dio er toro a Pepe, fue por culpa de èl mismo, pues engolosinao con la faena, sale caminando, perdièndole la cara al tío y para colmo de males, dejando la muleta detràs de èl y arrastràndola, por lo que el toro se tocò, se arrancò y er galapagueño, volò, volò y volò por los aires, dàndose tremendo costalazo y ser recogido del ruedo por los subalternos, ante el asombro de la afición granadina, que no daba crèdito a lo que acababa de ver.

Dejemos Granà y vayàmonos con la imaginaciòn hasta La Real Maestranza de Caballerìa de Ronda, donde el pròximo 6 de septiembre (mes de la patria para los mexicas), se darà la corrida goyesca con tres toreros bastos: Morante de la Puebla, Juliàn Lòpez, El Juli y Angel Perera, sin saberse hasta er momento, de dònde serà el hato a lidiarse; de todas maneras, el cartel, como cada año, ha despertao el interès de los malagueños, esperando que sea una buena tarde de toros, pues desde arriba, estarà pendinte de lo que suceda en el ruedo, nada màs ni nada menos, que Don Francisco de Goya y Lucientes, para ver el exorno de los trajes goyezcos de los diestros que, con er capote de brega al hombro, partiràn plaza en tan importante fecha. ¡Olè!.
Reply, Reply All or Forward | More

Leer Más

DE PURISIMA Y ORO/ADIESTRANDO EN RINGLERA

Adiestrando en ringlera

Autor: José Antonio Luna, Fecha: 20/06/2014

Ya no quedan de esos. Y a los que con mucha casta y vergüenza torera se atreven a actuar como los de antes, los aniquilamos pitando como si estuvieran pegando la traca. De dos mantazos y media estocada, la ignorancia nos está dejando en cueros y además, hechos un asco. Lo vimos en San Isidro con los maestros y luego, en el concurso de escuelas taurinas con los aspirantes. Los jovencitos pegan los pases más bonitos que se han dado en toda la historia del toreo, pero son todos iguales, o casi todos y se les nota que les ha inculcado a ultranza lo de que siempre hay que torear en redondo, se pueda o no se pueda. De lidia nada ¿y eso, como pa qué, oiga?. A los niños que quieren ser toreros se les enseña estética y nada más. La ética y la lidia, al carajo, ya no caben en el currículo de las academias taurinas. Ahora, sólo hay tauromaquias de arte y equipos de respaldo. El toreo, como casi todo lo de nuestro tiempo, se hace en serie. Se adiestran robots que salgan a la arena, que sepan desgastarse lo menos posible, que armen una faena bonita, corten dos orejas y que se vayan a hombros. Incluso, si el de la tele se acerca a la entrevista, que contesten un guion idéntico, como una grabadora reproduciendo las palabras de Castella o El Juli o de Perera: “Bueno, es una pena, la gente no se ha percatao que tiraba un derrotito al final del pase…”.
Del mismo modo, los públicos también se van adiestrando en ringlera. De eso nos encargamos los escritores, los críticos y los comentaristas de radio y televisión. Les enseñamos a aplaudir lo que brilla y no lo que pesa. En esas nos quedamos. Debido a que los aficionados también están hechos en serie, no valoraron –es un ejemplo- las adecuadísimas lidias que Antonio Ferrera les hizo a los retro-toros que Victorino Martín envió al San Isidro reciente. Los cronistas los bautizaron como el encierro decimonónico. Pues eso, que a la usanza del siglo diecinueve había que poderles, es decir, como lo hacían los que salen en las fotos borrosas y en blanco y negro. El colmo llegó cuando Ferrera sabiendo que la alimaña se quedaría a mitad de recorrido buscándole el abdomen, se jugó la vida, pero de otra forma. Doblón a doblón castigando, el diestro llevó al toro para afuera, y lo dejó parado en los medios. Allí, lo lidió con el libro en la mano. Toreo recio, caliente, hecho de torería añeja y de mucho oficio. Eso sin contar que en las dos corridas en que participó el espada de Villafranca del Guadiana, se distinguió por los lances de imaginación liberada, los pares de banderillas enseñando los tirantes al cuadrar en la cara y no de adorno pasándose antes de clavar. Del mismo modo, destacó por los quites valientes a cuerpo limpio salvando a compañeros en peligro. Ferrera fue y vino entre la gracia y el poderío, y viceversa. Además, pudo sobrado con un toro que de tan listo, se hizo el muerto para enganchar y llevarse entre los cuernos al último que se atrevió a acercarse antes de verle las patas a las mulitas. Desempeñándose así, un lidiador merece una oreja a cambio del gran esfuerzo y no una silbatina. Pero, allá tú Madrid.
Durante el siglo diecinueve el toreo era descarnado y a las bravas, los toros no se dejaban tocar los pitones y los toreros no los tocaban, tampoco daban palmadita en las nalgas de sus alternantes. Eran los tiempos de Lagartijo y de Frascuelo, del Guerra y de Machaco y de otros toreros siempre al filo de la navaja, bebiéndose la vida a chorros, quemándola en tardes de soles pesados. Es cierto, algunos fueron golfos, mujeriegos, bebedores y también, resabiados con la muleta y el estoque, pero los redimía que salían a jugársela a cara o cruz, viviendo apasionadamente la vida que habían elegido vivir.
El último San Isidro y el concurso de becerristas nos han puesto en claro que el mundo ha cambiado y que nunca daremos un paso atrás. Ya no hay sitio para el toreo romántico, entrañable y fragoso. Pero lo cierto, es que entre las faenas estéticas contemporáneas, las contadas tardes en que sin quererlo aparezca el toreo recio, lo deberíamos disfrutar como el vino viejo y bueno que es. En el barrio de Los Sapos me lo dijo un anticuario, uno de esos maestros de la nostalgia: “Los nuevos ricos compran el futuro, por ello, se llena de artilugios electrónicos. Los pobres compran el presente y las tortillas del día. Los ricos de solera, esos compran el pasado, porque saben que en él están las claves, la memoria y las grandes lecciones de la vida”.

Leer Más

Gilda Gonzalez, la paloma.

GILDA GONZÁLEZ “LA PALOMA”
Por Mauricio Perera – México
[ 17/06/2014 ]

Gilda Guadalupe González Euan, es su nombre de pila y en la fiesta de los toros es conocida como Gilda González “La Paloma”. Nacida en la ciudad de Mérida, Yucatán, México, hace 17 años, sabe que el camino es duro y largo, pero está dispuesta a sacrificar todo con tal de volar muy alto en la tauromaquia.

Debutó en el 2011 en HecelchaKán, Campeche, lidiando un becerro del hierro de El Xuelén, propiedad de Raúl Espadas, y desde entonces ha tenido hasta la fecha más de 40 actuaciones en diversos cosos de la Península de Yucatán.

Gilda González ‘La Paloma’

Comenzó en la Escuela Taurina “Silverio Pérez” de Mérida, que dirige el matador francés Michel Lagravere, y posteriormente pasó a la Escuela “Tauromaya”, de Motul, que dirige el matador Víctor Macedo “El Jerez”. Actualmente se maneja independiente y ha recibido ayuda de toreros como el yucateco Roberto de Jesús “El Diamante” y el matador capitalino radicado en Mérida David Liceaga hijo.

Gilda González “La Paloma”, es valiente, con un toreo pausado con el capote, y con la muleta realiza tandas con sentimiento y valentía; definitivamente quiere emular a su paisana Lupita López, que es la primera mujer matadora de toros con alternativa del estado de Yucatán.

El camino es largo, pero estamos seguros que con su afición y valentía veremos a Gilda González “La Paloma”, convertida en una importante novillera y por qué no, convertirse en la segunda mujer con alternativa en la historia de la fiesta brava en el estado de Yucatán.

Leer Más

BARRERA DE SOL

BARRERA DE SOL

ESPERANZA TAURINA
Por Manolo de la Laguna

Mardita sea la mar salà, la Naranja Mecànica, Holanda, le partiò la “sua mama” a la Furia Roja, España, con todo y su campeonato mundial de furbol, la abdicaciòn de Juan Carlos y la falta de referéndum, destrozaron la moral de los jugadores hispanos, no pudieron soportar tanta incertidumbre y si a èsto le agramos que ¡ah! còmo es cruel la incertidumbre, todo està dicho, hay que ser muy fuertes, anìmicamente hablando, para soportar esta desgracia que, esperemos no se vuelva a repetir en el pròximo partido y le den mucha alegrìa a Felipillo, que estarà en un triz de ser el nuevo monarca español y ¡olè!.

Mèxico tambièn ganò, veremos cuanto nos dura la mexicana alegría, porque seguimos contra Brasil, equipo al que sì se le puede ganar, si los aztecas llegan a la cancha con actitud triunfadora, para que los diputaos sigan deteniendo las leyes secundarias energéticas, hasta que la justa mundialista termine y el futbolero pueblo de Mèxico, vuelva a la realidad cotidiana, aunque ya dijo Videgaray, que la gasolina, con todo y reformas, seguirà subiendo de precio, porque està subsidiada, solo la luz y er gas, como la canciòn Falsaria, algùn dìa, bajaràn de precio. Gloria a Dios.

¿Bueno y er toro? a eso queremos llegar y ya llegamos. Hace poco tiempo surgieron en Mèxico, un grupo de jòvenes toreros que de pronto, tomaron la alternativa y despertaron muchas, pero muchas esperanzas en el mundo taurino nacional, serìan las figuras del siglo XXI de nuestra tauromaquia. serìan toreros cimeros aquì y allá, todos los taurinos estábamos agarraos de la esperanza, ahora sì viene una nueva generaciòn de jòvenes toreros triunfadores y sus nombres comenzaron a aparecer en los carteles, al lao de los matadores hispanos.

Joselito Adame, Juan Pablo Sànchez, Diego Silveti, Arturo Saldivar, Arturo Macìas, por citar algunos; todos se fueron a España a foguearse, a aprender la tècnica del Arte de Cùchares, a enseñarse a lidiar TOROS españoles, se les abrieron algunas ganaderìas y las puertas de las plazas màs importantes de aquellos lares y hay que decirlo, estuvieron a la altura y en Mèxico demostraron lo que habìan aprendido allende la mare y todo el mundo taurino estaba felìz, pues habìa quien les peleara las palmas a las figuras hispanas, tan vistas ya en el suelo mexicano.

Han pasao algunos años y fuera de Joselito Adame, de pronto, esos jòvenes toreros mexicanos, se apagaron, solo el hidrocàlido ha toreado cuatro o cinco corridas en el serial 2014 español y pàrele de contar, Diego Silveti, ha andao por ahí, pero nada màs, pronto los empresarios españoles se olvidaron de los mexicanos y con sus toreros, no obstante que algunos de ellos piden respeto a cambio de no darlo ellos, siguen celebrando sus festejos en Madrì, Sevilla, Pamplona, Bilbao, Jerè, El Puerto, San Lucas, Valencia y la fiesta de la tierra mora, sigue firme año con año.

Creemos a reserva de estar terriblemente equivocaos, que nuestros toreritos, ya dieron lo que deberìan de dar, que estàn jòvenes sì, pero a la edad que tienen, ya deberìan ser figuras del toreo en ambos laos del Atlàntico, lamentablemente no lo son y està difìcil que lo logren, mientras sus apoderados, en compañìa de ganaderos y empresarios, no les echen TOROS BRAVOS en la plaza Mèxico, porque en la provincia es muy difícil enviar encierros cuajaos, ya que en el suelo azteca, no hay plazas con seriedad, prestigio y categoría, salvo opiniòn en contrario, por lo que estos jòvenes, taurinamente escribiendo, han dejao de ser, para algunos aficionaos, una … ESPERANZA TAURINA.

Leer Más

DE PURISIMA Y ORO/CON ELLA NO TE METAS

Título: Con ella no se meta.
De Purísima y Oro.
Fecha: Viernes 13 de junio del año 2014.
José Antonio Luna Alarcón.

Con ella no se meta.

Nos regodeamos en el despropósito y luego, arreamos orgullosos por la vida. A cada quien se le ocurre su propio desatino y lo echa a andar con singular desvergüenza. Nada se salva. Vaya, ni los pantalones de mezclilla. Ahora, se usan con agujeros, hechos una hilacha y deslavados a propósito. Los que los visten, en vez de ir por ahí considerándose unos mendigos, van marcando paquete con más garbo que Joselito El Gallo. Así se usan, es la moda.
Otra burrada monumental es la de los que llevan la gorrita con la visera puesta para atrás como si fueran el cátcher de los Olmecas de Tabasco. Sí les gustan sin el resguardo protector al frente, sería más propio usar una boina o un gorro neoyorkino. Los que las portan así, se sienten más guapos que Leonardo di Caprio echando rostro en la Costa Azul, aunque tengan la misma cara que Corneluis el del Planeta de los simios. Imagínense el cuadro, la estampa es la del hombre de Tepexpan con gorrita puesta al revés, conteniendo unas mechas de alambre que escapan bajo las orillas y complementando su elegante figura con unos bigotes a lo Cantinflas.
El despropósito es contumaz. Va desde instalar una rueda de la fortuna costosísima para observar las azoteas más feas del mundo, hasta la delgadez extrema de la silueta femenina contemporánea. Por ello es que las esmirriadas están de moda, cuando lo que a los hombres nos apetecen son las mujeres rematadas, curvilíneas y bien puestas.
Cosas que uno ve y no entiende, pero como les decía hace algunas semanas, cuando parece que alguien ha obtenido el Campeonato Mundial de Pifias y Desbarres, de inmediato llega otro, y se lo arrebata. El grave riesgo colateral es que, generalmente, el resbalón se convierte en moda. La última ocurrencia lleva estampada la firma del empresario taurino Simón Casas. Su despropósito es tal, que está para sacarlo a hombros por la Puerta de los Cónsules. Ha vuelto en plan grande al ruedo de los dislates. Lo que el financiero taurino ha planteado es la aberrante posibilidad de demandar a la casa Miura -me tiró al suelo de la risa- porque en Nimes los toros del hierro de la “A” y las dos asas, no tuvieron la fuerza que los caracteriza ni dieron el juego que se esperaba. Al caso, vale la pena mencionar el finísimo detalle de que uno de los matadores que actuó esa tarde fue Julián López El Juli. Por lo que es fácil presumir, que lo de la contratación de la mítica divisa negra y verde, tuvo doble sentido. No es nada extraño que veedores, apoderado, empresario y el resto de la banda hubieran comprado una corrida flojona, para anunciar al Juli en gesta heroica matando Miuras.
Por su parte, la pretensión sin precedente tiene su guasa. ¿Se imagina don Simón si aquí también nos propusiéramos demandar a los taurinos que no cumplen con lo ofrecido?. En la Delegación Benito Juárez, que es donde se ubica la Plaza México, se necesitaría acondicionar celdas como panales. Por otro lado-me tiró al suelo de la risa-, tendríamos a media población de Tlaxcala internada en el talego. Y en mi ciudad, que es la Puebla de los Ángeles -la realidad es que debería ser de los demonios- habría que encerrar a todos los empresarios que han tenido concesionada a la Real Más Tranza de Marrullería, o sea, El Relicario de mis cojones.
Viéndolo bien, se podría crear la Prodefas, Procuraduría de Defensa del Aficionado Tratado de Manera Sórdida e Infame. En México somos unos genios para bautizar las dependencias oficiales, aunque en lo referente a su función, estas sean un petardo. Los espectadores contrataríamos por iguala -sería lo ideal- despachos de abogados para solventar nuestros requerimientos de justicia. Tarde a tarde, habría que hacerle el viaje a diestros estafadores, picadores de brazo alegre, a los ganaderos encubridores, peones zascandiles y a los platos más fuertes e indigestos, o sea, a los empresarios y apoderados. Así que, don Simón, su disparate ya prendió, seguiremos su ejemplo. En cuanto gane yo la primera, a su salud prometo ponerme hasta las orejas de tequila.
Ah, sólo una cosa más, la legendaria y venerada ganadería de Miura no está sola. Así que, con ella no se meta.

Leer Más