PREMIOS TEMPORADA PLAZA MEXICO

Ciudad de México) Definidos los ganadores de los premios Minotauro 2015

Firma: Redacción M

La Peña 432 se complace en informarles que los ganadores de esta 4ª. Entrega de los premios MINOTARURO, de la temporada 2014-2015 de La Monumental Plaza de Toros México, son los siguientes:

1. Minotauro a “EL TERCIO DE VARAS MÁS DESTACADO DE LA TEMPORADA” para César Morales.
2. Minotauro a “EL ESTOQUE MÁS DESTACADO DE LA TEMPORADA” para el matador Eulalio López “Zotoluco”.
3. Minotauro a “LA FAENA DE LA TEMPORADA” para el matador Enrique Ponce.
4. Minotauro a “EL TORO DE LA TEMPORADA” para el toro Gibraltar de la ganadería de Xajay.
5. Minotauro a “EL SUBALTERNO MÁS DESTACADO DE LA TEMPORADA” para Gustavo Campos.
6. Minotauro a “LA REVELACIÓN DE LA TEMPORADA” para Sergio Flores.
7. Minotauro a “EL REJONEADOR MAS SOBRESALIENTE DE LA TEMPORADA” para Emiliano Gamero.
8. Minotauro a “EL TRIUNFADOR DE LA TEMPORADA” para el matador Arturo Saldivar.

9. Capote de paseo a “EL TRIUNFADOR DE LA TEMPORADA” para el novillero Antonio Mendoza.
10. Capote de paseo a ” EL TRIUNFADOR DEL CERTAMEN DESCUBRIENDO UN TORERO” para el novillero Carlos Casanueva.

Leer Más

OREJAS PARA LOS PABLOS

OREJAS PARA LOS PABLOS

Sábado 25, corrida nocturna, plaza de toros El Relicario con lleno en el tendido.
Cuatro toros de San José para lidia ordinaria, bien presentados, destacó el primero de la noche que tenía estupendo lado izquierdo. Dos de Carranco con el sello de la casa: descastados y sin emotividad. El tercero de la tarde no tenía trapío.
Mario Aguilar: Pitos y silencio.
Juan Pablo Sánchez: Oreja y oreja.
Pablo Hermoso de Mendoza: división de opiniones y dos orejas.
Detalles: buen puyazo de Juan Cobos. La actitud del subalterno español José Francisco “Curro” Serrano quien, sin un ápice de dignidad, limosneó las orejas para el rejoneador. Orejas que fueron benévolas.

Juan Pablo Sánchez y Pablo Hermoso de Mendoza han cortado un par de orejas en la 1ª. Corrida de feria en el Relicario de Puebla.

Juan Pablo cortó una oreja a cada uno de sus bureles, porque los ha matado con sendas estocadas.

Su primero era soso, poco emotivo en la embestida. A su segundo le cuajó algunos pases a media altura, porque el morito carecía de fuerza.

(f2)Mario Aguilar tuvo una actuación desastrosa, mal con la espada. Dos avisos escuchó en el que abrió plaza, un toro con clase y uno más en el cuarto.

Para la lidia a pie se lidiaron cuatro ejemplares de San José. El primero de la noche fue aplaudido en el arrastre.

Hermoso de Mendoza logró que se llenara el coso angelopolitano, como tiene tiene el colmillo largo y retorcido sabe hacerles fiestas a reses descastadas como fueron las dos de Carranco que rejoneó el español. Lidió tercero y sexto como si fuera el de menos alternativa en el cartel a pesar que la tomó hace 26 años. Dos orejas le dieron en cierraplaza sin importar que el rejón hubiera quedado trasero provocando abundante derrame. A su primero, carente de trapío, lo pinchó.

Fotos: Daniela Portillo.

Leer Más

Barrera de Sol algo anda mal…

BARRERA DE SOL

ALGA ANDA MUUUY MAL
Por Manolo de la Laguna

Hay Diocito de la vida, si no supiéramos que es cruda, en este mismo instante nos internàbamos, pero eso nos pasa por andar con malas compañías y que, como en este caso, ni taurinas son, solo piensan en la francachela importàndoles un bledo, cuando están en el tugurio, lo que pasa en Er Mundo -vonito pasodoble-, que suene el cubilete, la “niclera” y sirvale igual aunque la familia sufra, fartaba màs fartaba menos, pero ya no lo volveremos hacer hasta pasao mañana, porque bueno… un rato de vida es vida, aunque sea con los amigotes que solamente para eso sirven, para sonsacarlo a uno, porque según ellos, hay que ser machos y no ser mandilones. ¡Ajuuua pelaos!.

Asì que con el homeprasol a un lao y un soda de agua prieta, iniciamos la redacción de lo que voz leeréis enseguida, porque una vez que te prendes de estos renglones amiga aficionada (do) a la bella fiesta, es muy difícil que los sueltes porque sabemos que te gustan y te agrada pasar un buen momento taurino, por lo que escribe tu servilleta Manolo de la Laguna, a poco no, “pa’que” se hacen; bueno hasta Rafael, Er Cetaceo de las Tempestades, se deleita cuando nos lee, aunque en er fondo nos eche la viga, pero así este raquero chalao, infectao der mal de montera y si mentimos que nos diga, para darnos un mano a mano, aunque sea ranchero, para ver de cual cuero salen màs correas, aunque le vamos al de èl, por obvias razones.

Despuès de haber saluda o taurinamente al torero de la casa -ademàs es er jefe-, vamos a ponerle Jorge al Niño, como se dicen vulgarmente, cada fin de semana, iniciando con la agradable noticia de que las maletas para irnos a la feria de la gitanas Aguascalientes el próximo miércoles, ya están listas y si bien las primeras corridas, según las crónicas hidrocàlidas, siguen siendo màs de lo mismo, toros pequeños, descastaos, mansos y mensos, esperemos que las cosas, en cuanto lleguemos, se mejoren porque si er Pepetom, nos sale como el Arrogante de la Puebla o er caballero Navarro, toreando novillos-erales o novillos toros ¡ja!, pobre afición y pobres de nosotros los cronistas, porque tendremos que poner a funcionar al máximo la sesera y por escribir lo mejor posible de la fiesta de los toros, eso sì, sin engañar a la afición, porque entonces sì, serìa er colmo ¡joder!.

Hemos visto los vídeos de las corridas primeras y er ganao que se ve, es todo, menos toros de lidia y si a eso le agregamos el desgane de las supuestas figuras de allende la mare, en la mare ¡coño!, eso de venir los españoles solamente a cobrar, llevàndose el oro y el moro, habla muy mal de ellos y ¡claro!, lo primero que se le viene a la mente al buen aficionao, es que los hispanos toreros de hoy, siguen practicando ese mal atávico de saquear todo lo que puedan saquear a cambio de espejitos y cuentas de vidrio -ni siquiera der gran capitán-, pues aunque triunfen en “grande” en estas plazas mexicanas, son triunfos sin gloria, dao er ganao que lidian a cíencía y paciencia de las autoridades, a quienes les importa un pito el que se engañe por empresarios, ganaderos y toreros, a los que pagan por ver un espectáculo falto de calidad y de VERDAD, que ya no inspira, desde hace años, a las bellas artes, incluìda la literatura.

Halgo anda muuuy mal, veremos què sucede en las corridas que veamos, aunque ya lo dijo Navegante -pag. 41 (?)-: Todo arte està hecho de engaños o como dijera er malagueño Pablo Ruìz, mejor concocido en er bajo mundo de la pintura como Picasso que… El arte es la mentira que nos permite comprender la verdad, por lo que esperamos que Josè Tomàs, con la expectación que ha sembrao, no nos vaya a dar una tarde de decepción y haga en la monumental de Aguascalientes, er toreo VERDA. Vale.

Leer Más

carteles para la feria de Cozumel

Presentan dos carteles de feria para Cozumel
Por: Redacción
22 de abril de 2015

Los organizadores de la Feria de El Cedral 2015 de Cozumel, Quintana Roo, han dado a conocer los dos carteles taurinos de su tradicional feria anual que se realiza en honor a la Santa Cruz de Sabá.

Los carteles son los siguientes:

Viernes 1 de mayo: Corrida, Alejandro Martínez Vértiz, Fermín Spínola y Pedro Guitiérrez “El Capea”, además de los Recortadores Españoles, con astados aún por definir.

Domingo 3 de mayo: Corrida, José Luis Angelino, Xavier Ocampo, y Antonio García “El Chihuahua”, con toros por definir.

Leer Más

LA SUERTE DE VARAS.

LA SUERTE DE VARAS, UNA SUERTE TAN NECESARIA COMO BELLA
Por Purroy, El Viti, Miura, Blanco, Cabrera y Zumbiehl – Aficionados, toreros, ganaderos, periodistas…
[ 17/04/2015 ]

¿Por qué no se hace bien la suerte de varas? se preguntan muchos aficionados a los toros. ¿Desde cuándo no se hace bien? Posiblemente, haya que remontarse a cuando no existía el peto, es decir, antes de 1928 -en realidad 1930, que es cuando se incorporó por primera vez a un reglamento taurino nacional-. Y si se hacía bien es porque no quedaba más remedio que frenar con la vara -la “vara de detener”, como se llamaba antiguamente- la acometida del toro para que no llegara a alcanzar el caballo, herirlo de muerte y el picador diera con sus huesos en la arena. Por ello, en épocas pretéritas, los picadores tenían ganada tal fama que llegaban a eclipsar a los propios matadores.

La suerte de varas, necesaria y bella

La suerte de varas es absolutamente necesaria en una corrida de toros y aún lo es más en el momento de la tienta en el campo, sean hembras o machos, para elegir a los futuros progenitores de la ganadería. Aunque puede parecer baladí tener que explicar a estas alturas qué es la suerte de varas y para qué sirve, no está de más recordarlo.

Picar en el morrillo

La suerte de varas sirve para medir la bravura del animal y comprobar si se crece o no ante el castigo. Tiene que entrar al menos dos veces al caballo porque la primera no sabe con qué se va a encontrar. El caballo y el peto tienen que ser ligeros. Se deberá dosificar el castigo, que se tiene que aplicar de forma medida y en varias veces. Dice el reglamento nacional de 1996 que el picador ejecutará la suerte obligando a la res por derecho-y por la derecha-, quedando prohibido barrenar, tapar la salida de la res, girar alrededor de la misma, insistir o mantener el castigo incorrectamente aplicado. El picador debe lanzar la puya que debe caer en el morrillo –en la parte final del mismo- y no en la cruz y, menos aún, en la parte dorsal y caída de la espalda, ya que la proximidad de la piel a las vértebras de la columna, le ocasionaría un gran daño muscular y en los nervios de la zona. Se trata de frenar con el palo la acometida del animal y no dañar con la puya los músculos de las paletillas y de la espalda, así como las terminaciones nerviosas de la columna. Al contrario, se pretende ahormar y acondicionar la embestida del toro, hacer que se descuelgue del cuello, evitar el cabeceo a un lado y a otro, rebajar el poder del animal para la faena de muleta y descongestionarlo con la liberación de una cantidad prudencial de sangre, no más allá de 2-3 litros, de un total de unos 40-50 litros que posee un toro de 500-600 kilogramos de peso.

¿Pero cuántos picadores son capaces de hacer la suerte de varas correctamente? ¿Cuántos quieren hacerla? Y lo que es más preocupante, ¿cuántos toros actuales pueden soportarla por falta de bravura y de pujanza? ¿Existen picadores y toros capaces de ofrecer una suerte de varas auténtica?

Picar en el morrillo y no en la cruz y, peor aún, más atrás y caído no es un capricho, es una necesidad, rayando en la obligación. El morrillo -los antiguos le llamaban cerviguillo- es un carácter sexual secundario de los machos bovinos enteros, donde se puede llegar a acumular una importante masa muscular (músculos trapecio y romboides cervicales, principalmente) y hasta varios centímetros de grasa subcutánea.

Reglamentos taurinos

En uno de los primeros reglamentos taurinos, el elaborado por D. Melchor Ordóñez para Madrid (1852), se decía que había que picar “en el sitio que el arte exige” (Art. 18). Más tarde, en el reglamento de Ruiz Giménez (1917), promulgado para las plazas de 1ª categoría (Madrid, Barcelona, Bilbao, San Sebastián, Sevilla, Valencia y Zaragoza), se indica que hay que picar “en el sitio que el arte exige, esto es, en el morrillo” (Art. 52). Y eso que en aquella época aún se picaba sin peto. Una vez que llegan los reglamentos nacionales (1930, 1962 y 1996) no se dice en qué parte anatómica del animal debe caer la puya, lo mismo que en los reglamentos autonómicos de Navarra (1992), País Vasco (1996), Aragón (2004) y Castilla y León (2008); únicamente, en el de Andalucía (2006) se dice que hay que picar, preferentemente, en el morrillo (Art. 54.4). Curiosamente, el reglamento francés dice que “el picador deberá picar en lo alto del morrillo” (Art. 73.4).

Como se ha dicho más arriba, donde no hay que picar nunca es en la cruz que, para colmo, es donde se dice que hay que picar. Es un gran error. En el ganado vacuno la unión de las extremidades anteriores con el tronco –llamada sinsarcosis- se hace a través de las escápulas y de diferentes músculos y cartílagos y no de las clavículas como en los humanos. Ello hace que esta zona sea frágil y muy vulnerable a los efectos de la puya, ya que afecta a zonas musculares, vasculares y nerviosas, porque en ese lugar ya se ha acabado el morrillo. Pero aún es peor picar más atrás donde la distancia entre la piel y las apófisis espinosas de las vértebras dorsales es muy pequeña -sólo unos pocos centímetros-, pues afecta directamente a la columna vertebral. La acción de la puya hace que se puedan romper dichas apófisis y sobre todo afectar a las conexiones nerviosas que llegan y salen de la columna. Y lo que es absolutamente intolerable, además de picar atrás, es hacerlo caído, pues se afectarían las apófisis transversas, ramas neuronales e inserciones musculares, así como músculos de la espalda –longissimus y multífidus dorsalis, entre otros-, e incluso, se podrían perforar los pulmones. En este caso, el desaguisado es mayúsculo y no es extraño que los toros salgan de la suerte de varas trastabillándose y rodando por el suelo. Y además porque, cuando se pica atrás, se consigue el efecto contrario en uno de los objetivos fundamentales de la suerte de varas: el toro tiende a levantar la cabeza en vez de humillar en los siguientes tercios. Esto es necesario que lo sepan los toreros.

El mayor quebranto del toro actual es porque se pica en la cruz o más atrás y además caído, ¡hace muchos años que los picadores saben dónde se hace daño de verdad! Es admirable la resistencia de bastantes toros que, después de sufrir una suerte de varas criminal, aún son capaces de ofrecer 70-80 muletazos en el último tercio. Lamentablemente, muchos toros se siguen estropeando en la suerte de varas.

Sensibilidad de los espectadores

Dicen los detractores de la suerte de varas que la sensibilidad actual de los espectadores no la admite. Y lo más grave es que esto lo apoyan bastantes “taurinos” y algunos ganaderos que se creen influyentes. Cuando la suerte se hace correctamente, con caballos ligeros y “toreros” (los reglamentos actuales prohíben picar con caballos de razas traccionadoras –Art. 60 del reglamento nacional de 1996- pero, ¿no habría que considerar como tal los cruces de estas razas con el caballo español o el lusitano, por ejemplo?), picando delantero y dosificando el castigo, ante un toro con casta y poder, la gente disfruta, se levanta de los asientos, proporciona una ovación de gala e, incluso, obliga a dar la vuelta al ruedo al picador, generalmente acompañado de los subalternos que justo después, contagiados por el momento, realizan una gran suerte de banderillas. Hace falta la generosidad del matador que permite el lucimiento del toro y de su cuadrilla, aunque ello le robe pases a su faena de muleta.

Es verdad que habrá que educar al público que acude a las plazas de toros y hacerle ver que la suerte de varas es uno de los pasajes más importantes de la lidia, incluso, de la tauromaquia, que es tan necesaria como bella cuando se hace bien. Lo que hay que desterrar sin compasión es el monopuyazo, que es la antítesis de la esencia de dicha suerte, así como la suerte de la “carioca”, inventada en su día para impedir la salida de los toros mansos que huyen de la suerte. Y tampoco es necesario rebajar el “castigo” de la puya actual si se hace correctamente la suerte. Lo que sí habría que hacer es acortar la longitud del faldón del peto, como se indica en los reglamentos autonómicos de Navarra y Aragón, en los que se dice que deberá quedar a una altura no inferior a 65 cm. del suelo (Arts. 62 y 50.2, respectivamente). De esta manera, los toros que humillan y con poder tienen la posibilidad de levantar el caballo del suelo y sentir que pueden vencer a su enemigo. En los reglamentos de Andalucía y de Castilla y León se dice que el faldoncillo delantero no estará a menos de 30 cm. del suelo, que es una distancia claramente insuficiente.

En Francia por ejemplo, en veinte o treinta años lo han conseguido, especialmente, en media docena de plazas relevantes. Y no es que el público francés sea menos sensible que el español. Los espectadores entienden que la suerte de varas es necesaria, pero exigen al mismo tiempo que se haga bien, protestando aquello que se hace mal y, por supuesto, no permiten que el picador rectifique el puyazo por su mala pericia. No hay cosa más bonita que contemplar a toda una plaza entusiasmada viendo cómo se arranca un toro al caballo, de un extremo otro del ruedo, en un tercer o cuarto puyazo, aunque haya que picar con el regatón. En ese momento el público no ve la sangre ni el posible sufrimiento del toro, especialmente, si el toro es bravo, con trapío y con poder. Porque este es el quid de la cuestión.

Toro noble y soso, sin fuerza

Los ganaderos, forzados por los “taurinos” influyentes, se han visto abocados a lo largo del siglo pasado y, especialmente, en las últimas décadas de éste, a seleccionar un toro más noble que bravo, con la consiguiente pérdida de fiereza y de fuerza, un toro bonancible y previsible que no aporta emoción a la Fiesta.

El arte sin emoción en el toreo no es arte (“nos ahoga la estética” decía Unamuno). Cuando el público acude a una plaza de toros quiere sentir emoción y autenticidad, de lo contrario, le costará volver al tendido. Y cuando ese público, que no hace falta que sea aficionado, comprueba por sus propios ojos que la lucha entre el toro y el caballo es equilibrada, que el toro tiene “casta, poder y pies” -en palabras de Ortega y Gasset-, que se viene arriba a partir del primer puyazo, que no se deprime porque intuye que puede vencer a su enemigo, que incluso parece que disfruta en el combate, ese toro no da pena al espectador. Si además se hace bien la suerte entonces se puede llegar al delirio colectivo… Para todo ello, hace falta conocimiento, valentía y generosidad de todos los protagonistas presentes en el ruedo.

Otra cosa bien distinta es cuando el enemigo al que se enfrenta el picador es un toro con sospecha de manipulación, sin acometividad y con poca fuerza, incapaz de acudir dos o tres veces al caballo. Entonces, además de no poder hacer la suerte correctamente, da pena a los espectadores. Es absolutamente indispensable volver a la senda del toro bravo que sea capaz de enfrentarse con éxito a esta suerte, picar con caballos ligeros y de gran movilidad y hacer la suerte correctamente. Cuando estos factores se conjuguen, la suerte de varas volverá a tomar el protagonismo que nunca debió perder y será un puntal para seguir sosteniendo la Fiesta de los toros y, con ella, la Tauromaquia. Porque una cosa es segura: la desaparición de la suerte de varas sería el fin de la Tauromaquia.

Se trata en definitiva, de que los espectadores vuelvan a respetar y admirar a los picadores, porque hacen bien la suerte de varas: citar de lejos, tirar el palo, picar delantero y arriba, no barrenar, dosificar el castigo en varios encuentros y no tapar la salida del toro, ¿tan difícil es picar así?

Antonio Purroy

Santiago Martín “El Viti”

Antonio Miura

Venancio Blanco

Rafael Cabrera

François Zumbiehl

Leer Más

BARRERA DE SOL

.

1

barrera/toreros…
cuauhtemoc monreal
To Miguel Angel Monreal Rocha jdelabra@altoromexico.com jmata@torosenelmundo.com carlosyarza@hotmail.com gabo.najera@gmail.com and 14 more…
AQUELLOS TOREROS
Por Manolo de la Laguna

Hemos pasao la mañana con La Perrada, simpático grupo de viejos bofos a quienes primero alguien les puso Los Conscriptos, por aquello de que ya les tocaba marchar y últimamente, en un momento de inspiración divina, nosotros los rebautizamos como Los Tibios, porque ya les falta poco para enfriarse, solo que al conocer er mote, fuimos objeto de no muy gratos recuerdos maternales, aunque después, ya serenos y previo er pago que hicimos de los cafés, galletitas y sodas que se tomaron los señores dones, todo volvió a la normalidad, eso sì, cada vez que van al baño los rucos, toman su respectiva pastillita azul, “quesque” para no mojarse los zapatos cuando hacen “pipí”, lo cual de ser cierto, ya seria el colmo; en fin, cada quien cuida los “calcos” como puede.

Desde luego que en este grupo un tanto cuanto arcaico, hay taurinos, dos de ellos hasta de luces vistieron en sus juventudes apoyaos segùn ellos, por Tomàs Valles, solo que no llegaron a nada porque el destino les tenia encomendada otra misión en su vida, la cual cumplieron satisfactoriamente y jamàs volvieron a intentar vestirse de luces, aunque como aficionaos, se placearon bien y bonito por esos cosos de Dios, diseminaos por todo el territorio nacional, porque nunca pudieron ir a España, esa bendita tierra donde puso, según la canción, su trono el amor, lo cual no es òbice para que no sepan de los intríngulis del toreo a pie y a caballo, aunque por la edad, ya no puden ir a las corridas de toros, así los acompañe alguien. Lo dicho Comendador: Todo por servir se acaba y acaba por no servir ¡olè!.

Bueno… cambio de tercio. Vamos a recordar con er titulo de Aquellos Toreros, a uno de ellos, mexicano de nacimiento y figura en la Epoca de Plata, del toreo azteca, quien toma la alternativa allá por el año de 1948 en El Racho del Charro, a la cual renuncia para irse a la península ibérica y comenzar nuevamente su periplo taurino como novillero, cosa que logra hasta que toma la alternativa en esa tierra andaluza por excelencia y gitana por naturaleza llamada Sevilla, la de la plaza de la Santa Cruz, la de la plaza de doña Elvira, a la que vuelvo a recordar y me parece mentira, como también dice la canción y que pronto visitaremos nuevamente, antes de llegar a Samarra.

Nuestro torero tomò la alternativa en la tierra de La Giralda y la Torre de Oro, la tarde del 18 de abril de 1954 -èramos unos mozalbetes-, de manos de Cayetano Ordoñez y como testigo Manuel Carmona, con toros de Prieto de la Cal, llamàndose el morito “Dadivoso”, toreando tambièn en esta plaza sevillana un novillo de Salvador Guardiola, el rejoneador Angel Peralta. Convertido nuevamente en matador de toros, el mexicano regresa a su patria y confirma su alternativa la tarde del 11 de marzo de 1956, de manos de Luis Miguel Dominguìn y como testigo Er Poeta del Toreo, Alfonso Ramìrez “Calesero”. Despuès de una fructífera carrera taurina y retirao de los ruedos, a los 73 años 73 de edad, muere en la ciudad de Mèxico Alfredo Leal, El Prìncipe del Toreo. Vale.

Leer Más

Corrida en Chihuhuaha

 

1

· Magnífica respuesta de la afición Chihuahuense vs. Un puñado de antitaurinos postrados

En las afueras de “La Esperanza” que llenó la plaza.

· Inicio religioso a las 20:00 en un clima agradable.

· Reconocimiento al diestro local “El Chihuahua” por un grupo de aficionados después del

Paseíllo.

· Corrida muy accidentada en cuanto a tumbos y desmontes a picadores de los de a pie, y un

Subalterno enviado al hospital tras voltereta.

· Pésima actuación del primer espada Alejandro Martínez Vértiz en sus 2 toros, quién acertó

El puntillazo a su primero al sonar el 3er. Aviso, y salió entre chiflidos en ambos.

· Pablo Hermoso pesado con el rejón de muerte en sus 2 toros y salió con las manos vacias.

· “El Chihuahua” triunfador de la noche con 3 orejas en su espuerta.

Martínez Vértiz: pitos y pitos, Hermoso de Mendoza: aplausos y aplausos, Tony: 2 orejas y 1 oreja

firma: Ing. SM Gamez.

Leer Más

Hermoso triunfa en Tijuana

Ante la mejor entrada que se haya visto en la monumental de Tijuana en muchos años, Pablo Hermoso de Mendoza deleitó a la afición taurina tijuanense con una actuación de antología y maestría ante ejemplares de Los Encinos que dieron muy buen juego y con los que el navarro termino su brillante actuación con el corte de una oreja a su primero y dos orejas a su segundo.
Por su parte Federico Pizarro estuvo en torero, mostrando oficio pero también un toreo profundo y de buen gusto, estando también firme llegando a los tendidos para cortar una oreja de peso y dejar muy buenas sensaciones.
Juan Pablo Sánchez, sigue mostrando el buen momento por el que pasa, lució con sus dos oponentes, muletazos largos y templados y culmino su actuación en Tijuana con el corte de una oreja.
Pablo Hermoso a hombros y oreja de peso de Pizarro en Tijuana, B.C.- Plaza Monumental de Playas. Segunda corrida de la temporada. Gran entrada (unos nueve mil espectadores) y clima agradable. Dos toros de Los Encinos (2o. y 4o.), para rejones, entre lso que destacó el 2o. Cuatro de Pozo Hondo, parejos de presentación, con buen peso y trapío, buenos en su conjunto. Federico Pizarro (blanco y azabache): Palmas y oreja. El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza (usanza rondeña en azul marino): Oreja y dos orejas. Juan Pablo Sánchez (turquesa y oro): Silencio y oreja. Incidencias: Por primera vez en Tijuana y sin más motivo que la decisión del juez de plaza, la corrida empezó 25 minutos tarde. Destacó en varas Joaquín Hernández “El Chivas” al colocar un buen puyazo al 4o.fotos Isaac Laniado

Leer Más

TARDE DE TRIUNFO EN TIJUANA

(Tijuana-México) Tres orejas para Hermoso de Mendoza. Pizarro y Sánchez, una

Firma: Redacción M

Con una entrada cercana a la mitad del aforo en la Monumental Playas se han lidiado dos ejemplares de Los Encinos para rejones y cuatro de Pozo Hondo para la lidia a pie que han dado buen juego en términos generales.

Federico Pizarro: palmas y una oreja

Pablo Hermoso de Mendoza: una oreja y dos orejas

Juan Pablo Sánchez: silencio y una oreja

Leer Más

Ortega con corte de orejas.

Photobucket

DOS OREJAS PARA RAFAEL ORTEGA Y DESTACADA ACTUACION DE DIEGO SILVETI EN SAN CRISTOBAL

DOS OREJAS PARA RAFAEL ORTEGA Y DESTACADA ACTUACION DE DIEGO SILVETI EN SAN CRISTOBAL.

Ante un lleno en los tendidos, en San Cristóbal de las Casas se llevó a cabo la segunda corrida de la primavera en la plaza de toros “La Coleta”, que ha dejado como triunfador a Rafael Ortega quien cortó dos y una destacada actuación de Diego Silveti quien no pudo triunfar por fallos en la espada.

El rejoneador Alejandro Zendejas pudo deleitar a los espectadores con su bien presentada cuadrilla de caballos. En su primer toro de la ganadería de Manuel Espinosa poco pudo hacer porque el astado se mostró complicado y el caballista estuvo mal a la hora de matar pero recibió palmas del público. Con su segundo de los Cués se mostró variado con las suertes realizadas, destacando la labor con un gran caballo del hierro de Pablo Hermoso de Mendoza; al final colocó el rejón de muerte y fue ovacionado

Rafael Ortega lidió un gran toro de la ganadería de Vistahermosa y se mostró variado con el capote. Como suele hacerlo el torero tlaxcalteca, cubrió el segundo tercio destacando el último par que fue colocado al violín. Con la muleta dejó buenos pasajes por el pitón derecho, culminó su faena de rodillas y dejó una estocada caída pero le alcanzó para cortar las dos orejas. En su segundo toro poco pudo hacer debido a que el astado era complicado; abrevió su faena dejando media estocada y recibió palmas.

Diego Silveti se mostró cómodo en el capote ante su primer toro perteneciente al hierro de los Cués. Al iniciar la faena de muleta, el astado se lastimó un pitón por lo que la lidia del torero de Irapuato se vino a menos teniendo grandes muletazos por el pitón derecho llenos de temple y fondo. Al final la labor fue ovacionada.

En su segundo toro, el torero de dinastía cuajó una gran faena de principio a fin ante un toro de Vistahermosa, toreando con mucho empaque y gusto. Con la muleta dejó pases muy cadenciosos, sobre todo por el lado izquierdo, mostrando naturales largos, templados que calaron fuerte en el tendido. La faena fue creciendo y con ella Diego disfrutó cada vez más de su actuación ante los gritos de ¡torero, torero! Al final, malogró una faena con la espada que bien le hubiera valido un triunfo rotundo aunque terminó con una gran ovación de la afición de San Cristóbal.

Leer Más