Barrera de Sol Pamplona y Bilbao

PAMPLONA Y BILBAO
Por Manolo de la Laguna

Què tedio Dios mio què tedio, domingo sin toros y un caloròn de 50 grados 50 ar sol; pero hay andamos de tìteres en la calle y pegada a nuestra pretina, la distinguida señora Manchega, que reniega por todo y de todo, argumentando que le cala mucho er sol, pero no nos deja, hay tà que ya traemos er cogote todo reseco, pero no podemos echarnos ni una chela porque traemos el limitaor a un lao ¡joder!. Noooo, si la vida del hombre casao es de puro sufrimiento.

Y hablando de sufrimiento, còmo sufren los toreros mexicanosde hoy en dìa, sufren igual que los de antaño, pues para los empresarios españoles no existen y menos para Pamplona y Bilbao, en la ùltima pamplonada, fuera de un novillero mexicano que por cierto triunfò y triunfò en grande, el resto de la torerìa azteca, brillò por su ausencia, nadie de los patrones gachupas se acordò de ellos, què levamos hacer.

El novillero al que nos referimos lìneas arriba, lo cristinaizaron sus “pares” en la hermosa Aguascalientes y como se supòne que esta hidrocàlida tierra es semillero de toreros y cuando en la familia hay alguien que se dedica a ello, pues Luis David Adame, se infectò del mal de montera y hay lo tienen, toreando en la vieja Europa, tanto en España, como en el sur de Francia.

El termopolitano anda bien y ya su apoderao le va a conseguir la alternativa en la plaza que se ha puesto de moda para ello Nimes, Francia, algunos enteraos del oficio taurino, dicen, comentan y murmuran pero no aseguràn,
que pròximamente el alevìn mexicano, todavìa no està preparao para el doctorao, otros en cambio dicen que “yes en inglès y taka taka en japonès” ¡Quièn tiene la razòn!: El tiempo te lo dirà, que serà, serà.

Octubre (nos acordamos de la pelìcula La Caza al Octubre rojos), todavìa està lejos para que se inicie la temporada grande y nuestros muchachos ¡si chucha!, puedan hacer el paseìllo aunque sea en su propia tierra, primero solos y en la segunda parte del serial, arropaos por los tres o cuatro espadas españoles que liderean el escalafòn de la tierra de Nando y Chabela -mencionar sus nombres ya es oficioso-, sin que haya reciprocidad de los hispanos para los diestros aztecas, que no hacen nada por crearse algùn valor agregao que despierte la atenciòn de todos los empresarios de aquel lao del charco y puedan cobrar como cobran los descendientes de los tartesos.

Està tronando a madres, pero màs que agua, parece que es solamente una tormenta elèctrica, porque por lo general, acà en el desierto, aunque se nuble, solamente llueve tierra que es un contento. Por lo pronto esperamos Bilbao, sin toreros mexicanos; ya vendràn tiempos mejores verdà de Dios. Vale.

Leer Más