Corrida de Calaveras en Aguascalientes

PETARDO GANADERO

castellaOctavio X. Lagunes. Monumental de Aguascalientes.México. El esperado mano a mano entre Macías y Castella resultó un petardo por el poco juego que dieron los toros de Begoña, propiedad del ganadero y propietario de la Plaza, Don Alberto Balleres. Si acaso apenas funcionó el que sustituyó al quinto que fue devuelto. Los demás fueron mansos y casi todos débiles. En resumen, Castella fue el que mas logró, sin embargo el juez le negó una oreja del cuarto por absurdo localismo que acabó por afectar al hidrocálido Macias.

Más de media entrada, estupendo clima y ambiente que presagiaba una tarde que no se dio. Si acaso molestó el viento en el quinto.

El galo Sebastian Castella, se mostró relajado, solvente y en ocasiones hasta sobrado. En su primero, cumplió para escuchar silencio. En su segundo, destacó al replicarle un quite con la capa a Macías donde obtuvo más fortuna. Por voluntad no paró y se salvó de un percance gracias a su condición física y capacidad torera, sin embargo recibió un puntazo en la pierna derecha. Pegó un estoconazo en cámara lenta para que el localista Juez le negara una merecida oreja para solo conformarse con saludar en el tercio. En el quinto en turno, que fue devuelto por débil y pequeño, le sustituyó el que más caminó para brindar a todo el feriante público, para verse dispuesto y dominador por ambos lados. Cuando se decide por petición popular pedir el corrido de Aguascalientes, la gente se transforma y comunica aun más a los tendidos. Después pinchó dos veces, escuchó un aviso y pegó dos descabellos, para solo saludar en el tercio.

El local Arturo Macias dejó la quietud en casa y poco pudo mostrar a su público, que acudió a verle triunfar. Intentó retar a Castella en dos quites pero no logró dejar los pies quietos. Desafortunadamente menos lo hizo en su lote, a pesar de haber recibido a porta gayola a su cuarto, donde mostró más voluntad que técnica. En su primero tampoco se sintió muy seguro ante la escasa movilidad de su astado. Lo más destacado que tuvo fue salvarse de un percance en el cuarto, cuando al torear de muleta, en una faena sin estructura, fue feamente arrollado por atravesarse de manera imprudente. En el que cerró plaza fue duramente tratado por sus paisanos ante un toro que poco se dejo meter mano.

Conclusión, Castella resella su visa ante la afición hidrocálida y Macías parece que no es el Mesías que su tierra espera

Filed Under: Corridas

About the Author

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.