15a corrida temporada Plaza Mexico

ENTREGADA TARDE DE SERGIO FLORES

No cortó oreja por sus fallos con el estoque. Buena faena del confirmante Ureña a un gran toro; también falló con los aceros. Su padrino Saldivar no dio una buena tarde.

Octavio X. Lagunes. Cd de México.

Monumental Plaza de Toros México. 15ª Corrida de la Temporada. Soleada tarde ideal para ver toros. Bajo notablemente la entrada.

Ganado de Barralva que exigió sitio y temple a los toreros y emoción al público.

Criado en Sta. Rosa Jáuregui, Queretano, por la Familia Álvarez Bilbao 1°, 2° y 6° del encaste San Mateo. 3°,4° y 5° del encaste Atanasio Fernández.

Juego del ganado. Muy bien presentado. 1° muy bueno y bravo por ambos lados 2° bravo con complicaciones 3° se lastimó al dar una vuelta de campana 4° duramente picado y no del todo entendido 5° un pavo que se dejó meter mano 6° repetidor que se rajo.

El Murciano, Paco Ureña vestido de blanco y oro confirmó en esta plaza. A su primero le hizo una buena faena tanto de capa como de muleta. Un toro que fue a más logró pegar tandas bien rematadas. Desafortunadamente le dio por pinchar, el toro se fue al destazadero con las orejas puestas, sin antes escuchar una ovación en el arrastre lento que el Juez merecidamente le concedió. Con el cuarto, le pegaron una muy dura vara que el toro toleró. Volvió a demostrar que está en buen sitio pegando buenas tandas a base de girar solamente los pies. Volvió a sentirse a gusto frente a los pitones de su enemigo y en ocasiones el de Lorca metió al público a la faena. Tuvo problemas para templarlo. Mató de entera que atravesó al toro y se retiró en silencio.

No vino de vena el de Teocaltiche, adoptado por Aguascalientes, Arturo Saldivar, vestido de obispo y oro sorteó un toro con toda la barba que iba de largo y brindó a los presentes un espectacular tercio de varas causando dos tumbos. No fue picado debidamente y Arturo abrió con dos pases cambiados por la espalda que le resultaron espectaculares. Y el toro se le fue para arriba. Arturo pasó las de Caín con la espada hasta escuchar un aviso. Mató de un infame bajonazo y se retiró entre fuertes protestas.

Con el quinto se enfrentó a un pavo con toda la barba. Un hermoso ejemplar digno de una lamina antigua. De inicio se tiró de cabeza al callejón cuando vio que el toro no se tocaba con su capote lo que causó gran molestia al público. También recibió una dura vara. Con la muleta trató atemperar la embestida del toro que tenía unos pitacos que imponían a cualquiera. Cuando quiso cruzarse, el toro no se lo permitió, de milagro no fue prendido. Se tiró a matar y erró en varias ocasiones. Fulminó de certero descabello. Se retiró entre división.

Gallarda tarde brindó el tlaxcalteca Sergio Flores vestido de tabaco con bordados en plata, vio como su primero en turno diera una vuelta de campana lastimándose las manos. Porfió Sergio y lo llevo muy delicadamente por arriba para que el toro no se derrumbara. Sin embargo la faena no llegó a calentarse pues el toro terminó totalmente parado.

Con el que cerró plaza Flores se vio voluntarioso de capa. Brindó al “El Pirri”, su banderillero que lo acompaña en España. De muleta volvió a acomodarse. La gente le correspondió en todo momento. Cerró con meritorios muletazos en toriles y desafortunadamente pinchó en su primer viaje. Después metió un espadazo trasero y tendido que requirió descabello. Perdió trofeo alguno pero lo compensó con una salida al tercio muy aclamada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *